SITIOS DE INTERES TURISTICO

Te esperamos

Torre de la guadalupe

Calle Madero en Parácuaro

Tener con Parácuaro, Michoacán un romance nocturno es un pecado menor, no incluido en los Bíblicos Siete Pecados Capitales, pero tenga cuidado, si usted acaba de llegar al pueblo Villa de los Manantiales puede caer prisionero de sus femeninas artes, que con astucia le muestran sus encantos.

No se asombre si, después de unas horas de recorrer las calles, descubre que no quiere dormir, que la calle y la noche lo atraen de modo irresistible, y cae en la Gula de comérselo todo con los ojos, y beberse de un sorbo todo el rocío de la madrugada.

Esta sensación pudiera ir acompañada de una Lujuriosa mirada a la hermosa mujer que cruza su camino, deseando atesorar en su memoria los ojos de ésta y las pronunciadas curvas y la delicada sonrisa de otra que va contoneándose coqueta e "inocentemente" a su lado. Ahora ha caído en la Avaricia.

Intentará, mi querido visitante, en un arrebato de nacionalismo tardío, enaltecer mi terruño, pero tenga cuidado, si no escoge bien los argumentos puede llegar a sentir la Ira malsana de la Envidia, sin querer reconocer su derrota, en un minuto de Soberbia.

Pero no se asuste, aun está a salvo. Converse, conozca, pasee, mire con buenos ojos y con buena fe, reconozca que es Parácuaro, Mich. un pueblo precioso, tanto como la tierra de usted (si le continúa pareciendo), beba de nuestros rones y fúmese un tabaco a mi salud, pero no se acueste muy tarde, no sea que a la mañana siguiente alguien, que no seré yo, lo acuse de Pereza.

Alberto Aguilera Valadez

 

.Panoramica de Parácuaro

El municipio de Parácuaro se ha caracterizado en el Valle de Apatzingán por la belleza de sus manantiales y el pasado de sus haciendas y molinos, situación que lo provee de un potencial turístico que hasta la fecha no ha sido explotado a consecuencia de la poca difusión y por la falta de infraestructura turística que posibilite el arribo del turismo local, nacional e internacional.

Postal de manantial en Parácuaro


La belleza de sus campos coloreados en su mayoría por el verde de las plantaciones de arroz, que en estos tiempos sigue siendo un cultivo importante en el municipio, acompaña a la vista desde que se deja la carretera nacional Cuatro Caminos-Apatzingán. Son 17 kilómetros los que hay que recorrer desde este punto hasta la Villa de los Manantiales.


Ahí, lo pintoresco y provincial del ambiente llama a la reflexión y al descanso. El blanco de sus casas, que cubre de norte a sur y de este a oeste, le da un estado de frescura en donde pareciera que el tiempo se ha detenido.


Es Parácuaro tierra de hombres ilustres: El General Cenobio Moreno; Rafael Béjar, El Negro Bejar, como lo conocía la gente, y el internacional cantautor Juan Gabriel, entre otros. Pero lo más importante de la tierra de los manantiales es el calor humano de su gente, que se presta de manera irrestricta a quienes arriban hasta este municipio que esta enclavado en el Valle de Apatzingán.
Las ruinas de sus haciendas y molinos se alzan majestuosas dejando entrever en las formas de los mismos el gran potencial económico que en el pasado vivió esta región. Arroz, caña de azúcar, jícama, jitomate, mango, maíz, sorgo, entre otros cultivos han influido en el devenir de este municipio agrícola y ganadero de la Tierra Caliente de Michoacán.

Miércoles 22 de Septiembre de 2004

Antonio Ramos Tafolla/Cambio de Michoacan

Video de manantiales de Parácuaro en balneario "los chicos"

DEFINICIONES

Manantial

Un manantial es una fuente natural de agua que brota de la tierra o entre las rocas. Puede ser permanente o temporal. Se origina en la filtración de agua de lluvia que penetra en un área y emerge en otra, de menor altitud, donde el agua no está confinada en un conducto impermeable. Estas surgencias suelen ser abundates en relieves kársticos. Los cursos subterráneos a veces se calientan por el contacto con rocas ígneas y afloran como aguas termales.

Los pozos artesianos son manantiales artificiales, provocados por el hombre mediante una perforación a gran profundidad y en la que la presión del agua es tal que la hace emerger en la superficie.

Arroyo ( rio )

Arroyo es una corriente natural de agua que normalmente fluye con continuidad, pero que, a diferencia de un río, tiene escaso caudal, que puede desaparecer durante el verano.

Los arroyos, llamados también quebradas en algunos países latinoamericanos (Colombia, Honduras, Panamá), no son por lo común navegables, salvo para muy pequeñas embarcaciones y cuando poseen un caudal de tamaño considerable.

Por otra parte, un vado es el sitio donde el arroyo es tan poco profundo que se puede cruzar a pie o sirve para bañarse. A estos vados los llaman baños, bañaderos o balnearios en algunos países de Suramérica como Colombia.

Al igual que los ríos, pueden desembocar en el mar, en un lago o en otro río, en cuyo caso se denomina afluente de éste.

En algunos países de América del Sur llaman arroyo a un verdadero río que puede ser caudaloso e incluso navegable.

Acequia o canal de riego

(Del ár. hisp. assáqya, y este del ár. clás. sāqiyah, irrigadora).

De origen árabe, estas construcciones a pesar de ser conducciones de agua difieren de los tradicionales canales heredados de los romanos.El uso principal es el riego del campo y la utilización de los planos y niveles del terreno para la distribución y conducción del agua.

Difícilmente en una acequia observaremos construcciones como los acueductos, no obstante se pueden observar otras construcciones como los azuds o presas, las golas o compuertas de las acequias y las almenaras que sirven de retorno el agua sobrante al rio.

El desarrollo de este tipo de construción hidraulica fue principalmente en la época árabe y a lo largo de la costa mediterranea, principalmente en las actuales Comunidad Valenciana y Región de Murcia (Huerta de Murcia). Muchas de estas obras siguen utilizandose actualmente.

La alimentación del caudal de las acequias se realiza principalmente mediante azuds, pequeñas retenciones de agua, que derivan parte del cauce a estas.